lat lit

Hemingway

La amaba tanto
pero era tan fría
siempre tan fría
alejada de todo
alejada de mi
la amaba
la necesitaba
y cada vez que
intentaba poseerla
siempre era imposible
creció mi amor por ella
era una obsesión
quería poder tocarla
quería poder besarle
quería sentirla en mis manos
la veía siempre
a veces llegaba a tocarla
a veces llegábamos a estar juntos
pero nunca era suficiente
la amaba tanto
que un día la tomé en mis manos
la bese y explotó mi cabeza
la amaba tanto que me mató
la amaba, en verdad la amaba.

te rendiste en la vida, te digo, tú dices que no

has cambiado
ya no sos el mismo
se te nota en los ojos
en la mirada perdida

Ya no sos igual
la vida te ha derrotado

ahora estas perdido
cubierto de tierra
ya no puedes respirar
ya no puedes hacer nada
la vida te ha derrotado
ya no sos igual

se perdió el fuego en tus ojos
tus manos ahora son de mármol
te has quedado sin palabras
sin aliento, sin vida

Te caíste del cielo
te cortaron las alas
dejaste de nadar
dejaste de correr
te dejaste vencer
ahora las drogas se llaman hogar.

Bound 2 – Kanye West

Me estoy quebrando
poco, poquito a poco
ya no puedo respirar
y me caígo a pedazos
que se estrellan contra el piso
y se multiplican entre si
parecen miles de estrellas
estrellas que mueren
estrellas que se apagan
y que no volverán a brillar
me estoy apagando
me estoy muriendo
soy un salto al vacío
un arma cargada
una bala perdida
una lucha perdida
soy eso y nada.

Último demonio.

Estoy en casa, vivo lleno de ansiedad y sufro cambios en mi estado de ánimo, no puedo estar tranquilo, abro las ventanas, cierro las ventanas, camino por el corredor que me lleva a mi habitación y regreso a la sala de estar, saco un cigarro, saco el encendedor, guardo el encendedor, guardo el cigarro, reviso la billetera, reviso el estado de cuenta, saco nuevamente el cigarro y el encendedor ahora si lo enciendo, fumo, saco el humo por la boca, por la nariz y vuelvo a fumar, sé que debo hacer algo pero lo pospongo, siempre posponiendo las cosas como un chiquillo que no quiere hacer la tarea, con el cigarro en la boca busco un cenicero ya cuando las cenizas empiezan a tocar el piso, no encuentro ninguno, deben haberlos robado hace un par de noches que hice una “fiesta”, encuentro una lata de cerveza vacía, perfecto ya encontré cenicero, me tumbo en el sofá, enciendo el televisor, ruido de fondo, saco el móvil, fumo con la mano izquierda y reviso el móvil con la derecha, contactos, favoritos ¿Llamar o enviar un whatsapp? ¿Llamar o no llamar? El humo sube por la sala, bailando, sublime, llamo y me enfrento al último de mis demonios.

Intenté escribir algo diferente esta vez, espero que les guste.

El lado oscuro de las cosas

Dicen que el miedo te venció
que ya no caminas con la frente en alto
no hay rastro de orgullo en tu mirada

dicen que te rendiste con la vida
y que ahora solo cuentas los segundos
esperando el trágico final

que ya no escribes
que ya no bailas
que ya no sonríes

dicen que la ilusión murió en ti
que has perdido peso
y que fumas como desesperada
que rompes en llanto
a cada cuanto

dicen que ya no le esperas
que ya nada tiene sentido
que estas cansada
dicen que te rendiste con la vida.

Miles de vidas pasaron

Parado en la esquina
el semáforo en rojo
puedo avanzar pero no lo hago
miles de vidas pasan
vienen y van
y sigo ahí parado
con la mirada perdida
con toda la tristeza del mundo
sigo ahí, la luz cambia
la luz vuelve a cambiar
rojo de nuevo
más vidas y más vidas
luego me desplomé
rompí en llanto
y a nadie le importo.