espera

Enter the void

Colores vivos
colores vivos
fucsia, azul, amarillo
luces de neón
se apagan y se encienden
calle iluminada
psicodelia – psicodelia
busco un bar
entro
no tiene wi-fi
salgo
camino
entro a otro bar
entro a The Void
pido una cerveza
enciendo un cigarro
pido la clave de acceso
– enterthevoid333DMT – 
conexión establecida
foto a la cerveza
ahora a Instagram 
tuiteo algo
creo que es el libro tibetano de los muertos
no lo recuerdo
Oscar entra al baño
ahora Oscar en su habitación
vuelvo de nuevo al bar
y se forma un bucle infinito.

 

Texto creado a partir de vagos recuerdos de la película enter the Void del director Gaspar Noé, crédito de la imagen acá.
Anuncios

Delirios de persecución

Baby steps
un día a la vez
hoy voy a tratar;
tratar de que no me mate
ni la nostalgia
ni la tristeza
o la depresión
que no me mate el estrés del día a día
que no me maten por un celular
o por robarme la bici o el carro.

Voy a tratar
de que la ciudad no me mate
porque le bocine al de enfrente
voy a tratar de que la ciudad no me mate
en el bus de regreso a casa
hoy voy a tratar de no ser un número más
una estadística, uno de los diecisiete
que cada día mueren acá.

Un día a la vez
voy a tratar de seguir vivo
aunque todo quiera matarme
aunque me haya convertido
en un
paranoico.

¿En qué pensaran los actores y actrices porno cuando hacen sus películas?

Eras terremoto
porque movías todo
a mi alrededor;
eras fuego
porque quemabas
y me consumías;
eras agua
porque me refrescabas
y me seguías dando vida;
eres aire porque
sin ti
no puedo vivir

Poema a mi bicicleta

“Nada es comparable al sencillo placer de montar en bicicleta”.

 John F. Kennedy

Siento el aire golpear contra mi cara
brisa fresca mañanera, sabor a café
me siento como un pájaro
montado sobre tu estructura azul
navegando kilómetros de asfalto.

Tus llantas rompen el silencio
y tus rayos como rayos de sol
giran y giran sin parar
eres sinónimo de libertad.

Escribí esto mientras escuchaba Echo de Incubus

Me tiraron al agua
y así aprendí a vivir ahogado.

Intentaron enseñarme a volar
y sólo pude caer.

Aprendí a vivir en el fracaso
nunca fui bueno en el nintendo
ni en las otras consolas
siempre moría, siempre.

Pintaba el cielo de gris
y nunca dibujaba agua
nunca me gustó el sol
y dibujaba la luna.

A veces cantaba en la ducha
a veces saltaba sobre charcos
me ensuciaba, rodaba colina abajo
a veces me sentía como un pez
a veces era feliz.

Ahora,
compro libros de auto ayuda
que nunca me ayudan,
fumo cigarros rojos
que me matan más despacio
que lo que quisiera
bebo cerveza fría
y tomo leche de la caja.

Ahora,
escribo poemas que nadie lee
persigo sueños imposibles
ahora estoy más acostumbrado que nunca
a vivir en el fracaso
a los antidepresivos
lo que era hermoso, ya no lo es.

Cuack cuack

No se que fui en mis vidas pasadas
el aire intenta decirme quien fui
pero el eco en las calles se lo impide
camino descalzo sobre la acera
y suena el claxon del carro que acelera
vivo confundido, vagaré en la noche
hasta encontrarme o encontrarte
preferiría encontrarte
a ti, la chica de pájaros en la cabeza
y que te bajes las bragas y así
inventemos un nuevo idioma que solo tu y yo hablemos
en el que no tenga que preocuparme
de mis vidas pasadas o de las tuyas;
vivir en presente.

Sputnik

I

A veces, sólo a veces

me siento como el Sputnik,

frío,

vacío,

distante,

orbitando en silencio

alejado de todos

en la oscuridad

esperando ver la destrucción

de todo lo amado.

 

II

A veces, siento el vacío en mí

e imagino los miles de universos

que podrían nacer en tanta nada.

 

III

A veces, por las tardes

me siento a juntar los pedazos

que quedaron de mí

intento juntarles

pero el mismo vacío no me deja.

 

IV

Al final del día

veo como la luz muere

muere en mi pecho

en donde debería estar mi corazón.