abandono

te rendiste en la vida, te digo, tú dices que no

has cambiado
ya no sos el mismo
se te nota en los ojos
en la mirada perdida

Ya no sos igual
la vida te ha derrotado

ahora estas perdido
cubierto de tierra
ya no puedes respirar
ya no puedes hacer nada
la vida te ha derrotado
ya no sos igual

se perdió el fuego en tus ojos
tus manos ahora son de mármol
te has quedado sin palabras
sin aliento, sin vida

Te caíste del cielo
te cortaron las alas
dejaste de nadar
dejaste de correr
te dejaste vencer
ahora las drogas se llaman hogar.

Anuncios

Dakota

se fue como una tarde triste al final de verano
me escribió un WhatsApp
decía:  “au revoir ♥
le escribí un e-mail
nunca lo respondió
salí esa misma tarde
fui al bar local
hice match con Lola o Ramona
no recuerdo su nombre
desperté al día siguiente
sin un centavo en la bolsa
camine a casa
y escribí este poema.

Saltando en camas vacías.

Hoy soy más viejo que ayer
ya he olvidado todo lo pasado
tal vez mañana ya no este
tal vez mañana me haya ido
tal vez mañana la vida pierda,
pierda el muñequito voodoo
y lo encuentre la muerte.

Es el fin de la primavera
y la vida me hace añicos
me destroza
me desgarra
juega con mi cabeza
me mata.

Mañana tal vez me encuentres
inerte
y te enteres
que morí viejo y solo
y te enteres
que te quiero.

Escribí esto mientras escuchaba Echo de Incubus

Me tiraron al agua
y así aprendí a vivir ahogado.

Intentaron enseñarme a volar
y sólo pude caer.

Aprendí a vivir en el fracaso
nunca fui bueno en el nintendo
ni en las otras consolas
siempre moría, siempre.

Pintaba el cielo de gris
y nunca dibujaba agua
nunca me gustó el sol
y dibujaba la luna.

A veces cantaba en la ducha
a veces saltaba sobre charcos
me ensuciaba, rodaba colina abajo
a veces me sentía como un pez
a veces era feliz.

Ahora,
compro libros de auto ayuda
que nunca me ayudan,
fumo cigarros rojos
que me matan más despacio
que lo que quisiera
bebo cerveza fría
y tomo leche de la caja.

Ahora,
escribo poemas que nadie lee
persigo sueños imposibles
ahora estoy más acostumbrado que nunca
a vivir en el fracaso
a los antidepresivos
lo que era hermoso, ya no lo es.

Cuack cuack

No se que fui en mis vidas pasadas
el aire intenta decirme quien fui
pero el eco en las calles se lo impide
camino descalzo sobre la acera
y suena el claxon del carro que acelera
vivo confundido, vagaré en la noche
hasta encontrarme o encontrarte
preferiría encontrarte
a ti, la chica de pájaros en la cabeza
y que te bajes las bragas y así
inventemos un nuevo idioma que solo tu y yo hablemos
en el que no tenga que preocuparme
de mis vidas pasadas o de las tuyas;
vivir en presente.

Sputnik

I

A veces, sólo a veces

me siento como el Sputnik,

frío,

vacío,

distante,

orbitando en silencio

alejado de todos

en la oscuridad

esperando ver la destrucción

de todo lo amado.

 

II

A veces, siento el vacío en mí

e imagino los miles de universos

que podrían nacer en tanta nada.

 

III

A veces, por las tardes

me siento a juntar los pedazos

que quedaron de mí

intento juntarles

pero el mismo vacío no me deja.

 

IV

Al final del día

veo como la luz muere

muere en mi pecho

en donde debería estar mi corazón.

El amor nos destrozará otra vez

Dejé de fumar, ahora,
ahora sólo consumo las horas
largas, casi eternas
esperando, siempre esperando
pero no sé que espero
me siento como un barco
uno perdido en el océano
ahora siempre a la deriva.

El tic tac del reloj de pared
es el único que me acompaña
lo que me interesaba ayer
ya no me interesa más hoy
he perdido el rumbo
estoy vivo pero no me siento así
no me queda nada a que aferrarme.

Escribo poemas
que termino tirando
casi siempre a la basura
la tinta ya no es mi aliada
debería dejar de escribir poemas
y empezar a escribir epitafios
Ian Curtis sálvame del hastío.

Tal vez empiece con éste,
éste no es un poema
es mi epitafio.