Uncategorized

:(

No soy agradecido, no soy un domingo por la mañana o un viernes por la tarde, soy un martes a las 2 de la mañana, soy un par de disparos al aire a un par de cuadras, soy una ventana rota en febrero. Mis huesos crujen por las noches y me disculpo por.mi incómoda tristeza, a veces pienso y creo que no pertenezco en ningún lugar o que pertenezco en esos días en los que nada sucede y la luz y la oscuridad que se mezclan bajo mi piel parece una tormenta, no ves los rayos pero puedes escuchar el eco.

Anuncios

Tres octavos.

Te fuiste y fue el final de nuestra historia. Te fuiste y las hojas de los árboles fueron cayendo una por una, el tiempo paso, y las hojas volvieron a caer, yo seguía ahí, con la mirada pérdida esperando volver a encontrarte, esperando que el viento trajera consigo el sonido de tu voz, de tu risa, el sonido de tu voz pronunciando mi nombre, nunca paso y todo lo que conocías se fue llenando de viejos periódicos y latas de cerveza, todo lo que conocías ya no está, todo se ha ido, todo se ha muerto, como tú en mi vida.

Decadencia

Digno de leer.

Una de Miedo y Dos de Tristeza

En el mundo del corazón y la manita
los emojis son lo más cercano a los sentimientos
un poke es lo más parecido a un abrazo
y el retuit es la representación del pensamiento similar.
El mundo en donde somos lo que los demás quieren
y en donde la vida se ve con filtros
ya no hay un “hey” a media calle
no existe el “tengo ratos sin verte, vos ”
porque recién dimos like a la foto que se subió hace 32 minutos
el sudor de manos se nos va entre las teclas
¡Que digo teclas, eso fue hace cinco años!
Entre la pantalla del iPhone
nos ahorramos las penas y vergüenzas
con stickers todo resulta bastante conveniente
y que suerte que no los cobren
o el amor ya se me hubiese acabado.
En el mundo en donde la ironía está disfraza de indignación
el camino se ha reducido a unos cuantos brillantes centímetros

Ver la entrada original 21 palabras más

Puta soledad

Despues del sexo Blog

Yo tenía más años que los que llevaba de muerto Bukowski, quizá el doble. Mi vida sexual no era complicada; tenía unos cuantos amigos, o lo que se dice comúnmente que son amigos, pero que no realidad no eran más que unos oportunistas que se cagaban en su soledad y que a la primera oportunidad deseaban acostarse con una de mis hermanas o tal vez con las dos pero a la otra no la conocían o eso era lo que yo suponía. Las mujeres para la gran mayoría suponía un trato complicado y si trataban de entenderlas, casi todo mundo lloraba por no poder hacerlo, para mí eso no era un problema, yo estaba acostumbrado a tratar con ellas, en realidad eran mis aliadas, mis cómplices, las que siempre me sacaban de mis problemas, yo las amaba a todas.

La soledad era una puta, una que te mordía el clítoris…

Ver la entrada original 898 palabras más