Tres octavos.

Te fuiste y fue el final de nuestra historia. Te fuiste y las hojas de los árboles fueron cayendo una por una, el tiempo paso, y las hojas volvieron a caer, yo seguía ahí, con la mirada pérdida esperando volver a encontrarte, esperando que el viento trajera consigo el sonido de tu voz, de tu risa, el sonido de tu voz pronunciando mi nombre, nunca paso y todo lo que conocías se fue llenando de viejos periódicos y latas de cerveza, todo lo que conocías ya no está, todo se ha ido, todo se ha muerto, como tú en mi vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s