Escrito en la servilleta de un restaurante de comida china llamado Fu Lin.

Balas perforando mi piel
destrozando mis órganos vitales
y yo sólo me aferro a esto
a un último respiro
a un último destello de luz
a todo antes de partir.

Una puta en la esquina
tiene los ojos perdidos
camina como león enjaulado;
es triste despertar y saber
que ya no sos un niño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s