Poema infinito escrito en el umbral de la noche.

Quédate por una noche más
que los astros nos esperan
en la eternidad de un beso
infinito.

Quédate que falta
devorarnos nuestros labios
y que nuestros cuerpos se fundan
en uno solo mientras
hacemos el amor.

Quédate que el tiempo
es nuestro esclavo
quédate una noche más
para que pueda recorrer
las constelaciones
que se forman en tu cuerpo.

Ven y déjame descubrirte
déjame habitarte
déjame poseerte.
Ven que la eternidad
no se nos acaba
pero se nos hace breve.

Ven y seamos un poema infinito.

Anuncios

One comment

  1. “Quédate que falta
    devorarnos nuestros labios
    y que nuestros cuerpos se fundan
    en uno solo mientras
    hacemos el amor.”

    Es una de las cosas que me fascinan del amor en la literatura (porque, en la vida real, suele terminar todo muy mal o se exige que sea todo racional): esa cualidad fascinante de ser creación y destrucción al mismo tiempo. Ninguno de los dos sale vivo de eso, porque se vuelven uno.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s