Estrellas fugaces

Vi tantas estrellas fugaces
que no me concedieron el deseo
y Leopoldo María Panero me habla
desde el manicomio de Mondragón
y escucho el sonido de un perro
que le ladra a la noche.

Una mentira más, una metáfora
la noche se escurre entre mis dedos
así como se escurre mi vida
l e n t a m e n t e.

A veces la soledad enfría
y congela y la única
que me abraza es la noche
con estrellas fugaces
que no cumplen deseos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s