Un sueño

Y estás allí, en mi sueño, y te ves tan radiante y llena de vida como cuando estabas conmigo, tenías esa sonrisa iluminando el lugar, no se necesitaba de mas, la habitación era oscura, había una mesa, dos sillas, tu ocupabas una de estas, habían hojas blancas en la mesa. Blancas. Intactas. Recuerdo que odiabas las hojas blancas pero se que amabas dibujar, siempre te encontraba con dibujos simulando tatuajes.

Regresando a la habitación, estabas usando la camiseta de tu banda favorita, aquella blanca con el logo enfrente, me mirabas pero no me hablabas, moviste la mano un poco y me pediste que me acercara a ti, aun sin hablar, solo se escuchaba el ruido de nuestra respiración.

Me senté en la silla vacía, sin saludarte, sin decirte nada, únicamente viéndote, ahí, hermosa, única. Sin ser mía.

Te levantaste y me saludaste con un beso en la mejilla y te volviste a sentar, me volteaste a ver y me dijiste: -Esperame.-       Seguía confundido, no sabía que estaba pasando, repetiste -esperame.- Sin saber que pasaba, me levante y busque la puerta, sabía que quería estar ahí porque te extrañaba, quería volver a tomarte de la mano, que me abrazaras y jugaras con mi cabello como solías hacerlo, sin embargo otra parte de mi quería huir, correr lo más rápido posible y nunca volverte a ver.

Encontré la puerta de salida, abrí y antes de salir solo dijiste: Algún día vamos a estar juntos. Ahora se que era solo un sueño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s