11 de mayo de 2012

Vengo a darme cuenta de que la amé, la amé desesperadamente, la amé con el corazón, la amé con todo lo que pude. Ella se marchó sin decir adiós, sin decir una palabra, se la llevo el viento, se fue navegando y se perdió en el mar de mis recuerdos.

No tengo más vicios que recordarla, recordar sus besos, recordar sus caricias, es como beber una botella de vino, sabes que el alcohol mata pero sigues allí, consumiéndote.

Tres veces paso la tristeza por mi habitación, tres veces la recordé esta noche, es cierto a veces la extraño, a veces la amo aún ¿como no amarla?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s