Cuantas cajetillas

Un cigarro…

Dos cigarros…

Así como se consumen esos cigarros, todo es efímero y él lo sabía, sabía que la vida pasaría tarde o temprano, lo que fueron años de juventud ahora eran solo recuerdos, recuerdos de una época de gloria que no volverá.

Terminó su cajetilla, se metió a su cama y murió.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s